Alberto Fernández prometió en 2019: “El 10 de diciembre voy a recomponer las jubilaciones” - Chequeado Skip to content
FrasesIncumplida
La promesa tenía un plazo establecido que no se cumplió o los resultados muestran que la situación avanzó en la dirección contraria a lo previsto.

Alberto Fernández prometió en 2019: “El 10 de diciembre voy a recomponer las jubilaciones”

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • En la gestión del Frente de Todos no se recompusieron los haberes jubilatorios.
  • En los primeros meses de gestión se otorgaron bonos de $ 5 mil que no alcanzaron a todos los jubilados y que no son remunerativos, por lo que no se incorporan al haber.
  • Entre diciembre de 2019 y el mismo mes de 2022, la jubilación mínima cayó en términos reales. Si se tienen en cuenta los bonos que la ANSES otorga mensualmente desde septiembre, el haber mínimo le ganó a la inflación, aunque nunca estuvo cerca del 20% anunciado por Fernández.

“Los cálculos dicen que el salario real y las jubilaciones cayeron entre el 15 y el 20%. Yo el 10 de diciembre voy a recomponer esos salarios y voy a recomponer las jubilaciones”. La frase fue dicha por el entonces candidato a presidente Alberto Fernández (Frente de Todos) en una entrevista con el sitio “El Destape” en julio de 2019. La promesa incluso fue publicada en la cuenta oficial del Frente de Todos en Twitter: “Recomposición de las jubilaciones: 20% de aumento”, se podía leer en un listado de promesas de campaña publicadas en redes sociales.

Esta promesa se encuentra “incumplida”. El gobierno del Frente de Todos otorgó aumentos discrecionales al principio de su gestión y luego aplicó una nueva fórmula de actualización de los haberes, sumada a la entrega de bonos en distintos momentos, pero en ningún caso se alcanzó una recomposición del 20% de las jubilaciones.

2020: suspensión de la fórmula y pérdida del poder de compra de las jubilaciones

En la gestión de Mauricio Macri (Cambiemos) se modificó la fórmula de cálculo de las jubilaciones que se había aprobado en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (Frente para la Victoria). El monto de las jubilaciones pasó a actualizarse trimestralmente según una fórmula que consideraba el aumento de salarios y la inflación.

En diciembre de 2019, tras el cambio de gobierno, Alberto Fernández (Frente de Todos) anunció el otorgamiento de 2 bonos de $ 5 mil cada uno a pagar en diciembre y enero para quienes cobraban un único beneficio mínimo ($ 14.068 en ese entonces) o para quienes cobraran hasta $ 5 mil pesos más que la mínima. “Los bonos fueron por única vez y no se incorporaron al haber, así que no contaron para futuros aumentos de los haberes”, señaló a Chequeado Carlos Martínez, economista e investigador de la Universidad Nacional de General Sarmiento.

En ese mismo mes, el Congreso sancionó una ley que suspendió por 180 días la fórmula de movilidad de 2017. Sin aclarar cómo y con prioridad en los jubilados de bajos ingresos, la norma determinaba que las actualizaciones pasaban a ser fijadas discrecionalmente por el Poder Ejecutivo Nacional cada 3 meses. Como se explicó en esta nota, los aumentos discrecionales que en 2020 dio el Gobierno fueron menores a los que marcaba la ley de 2017.

Todos los haberes perdieron contra la inflación: los mínimos lo hicieron en un 0,6% -sin contar los bonos- y las máximas perdieron un 8,7%. Esta diferencia se produjo porque el oficialismo otorgó aumentos y sumas fijas. Y como estas subas fijas eran más importantes para quienes menos cobraban, las jubilaciones mínimas aumentaron más que las jubilaciones más altas.

2021: la nueva fórmula y otro año negativo para las jubilaciones

A fines de 2020, el Congreso aprobó una nueva fórmula. Esta vez, al igual que la fórmula del 2008, la actualización tenía en cuenta los salarios y la recaudación. Y, como la fórmula de 2017, los aumentos pasaron a ser trimestrales.

En diciembre de 2021, los haberes de los jubilados crecieron 1,23% anual en términos reales (es decir, recuperaron poder de compra con respecto a diciembre de 2020).

Sin embargo, ese dato de jubilación real coincide con el momento en que la ANSES dio un aumento del 12,1% de los haberes de diciembre. Si se mira el resto del año, los resultados no fueron positivos. Las jubilaciones mínimas perdieron contra la inflación durante todo el año a excepción de agosto -cuando el Gobierno nacional otorgó un bono extraordinario de $ 5 mil- y de diciembre. Incluso, en marzo, junio y septiembre -meses en los que se fijan los aumentos- y abril y mayo -cuando se otorgó un bono de $ 1.500- las jubilaciones perdieron poder de compra con relación a diciembre de 2020.

2022: inflación alta y bonos hasta fin de año

Entre diciembre de 2021 y diciembre de 2022, mes en curso, la jubilación mínima registró una baja en términos reales del 13,8%. Desde marzo último en adelante, los haberes mínimos siempre perdieron contra la inflación en la comparación interanual. 

Sin embargo, 2022 fue un año en el que se otorgaron distintos bonos para jubilados. En abril se otorgó un bono de $ 6 mil y en mayo, uno de $ 12 mil. Luego se acordó un pago de un bono de $ 7 mil mensuales para el trimestre septiembre, octubre y noviembre. Y, finalmente, se anunció otro bono de $ 10 mil mensuales para los meses de diciembre, enero y febrero. El objetivo es que en diciembre ningún jubilado cobre menos de $ 60 mil.

De esta forma y contando estos bonos, el haber mínimo de diciembre de 2022 fue un 3,3% superior que el del mismo mes de 2021. También es superior en términos reales al haber mínimo de diciembre de 2019, cuando comenzó la gestión del Frente de Todos, pero lejos del 20% de recomposición que prometió Fernández. La comparación arroja un aumento real de casi un 4% si se tienen en cuenta estos beneficios. Si no se cuentan los bonos, el haber mínimo de diciembre de 2022 quedó por debajo del de diciembre de 2019.

Vale mencionar, además, que los bonos no se incorporan al haber. Es decir que, si en febrero no se anunciara una extensión del bono que perciben actualmente los jubilados a partir de marzo, volverían a cobrar sólamente el haber mínimo y sufrirían una fuerte retracción en términos reales.

Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, dijo a Chequeado en esta nota que los bonos “no deben considerarse porque no son remunerativos, no se acumulan en los siguientes meses y no alcanzan a todos los beneficiarios del sistema”.

Dado que el Gobierno nacional no recompuso las jubilaciones un 20% al asumir, como había prometido el entonces candidato presidencial y su alianza, el Frente de Todos, la promesa está “incumplida”. Además, los aumentos discrecionales generaron que en 2020 los haberes aumentaran menos de lo que hubieran aumentado con la anterior fórmula, en 2021 tampoco le ganaron a la inflación y en 2022 sólo con los bonos se superó el aumento de precios.

 

INCUMPLIDA: la promesa tenía un plazo establecido que no se cumplió o los resultados muestran que la situación avanzó en la dirección contraria a lo previsto.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *