Cómo evolucionó la desigualdad en los últimos años en América Latina - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año

Cómo evolucionó la desigualdad en los últimos años en América Latina

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • La desigualdad en la región viene cayendo desde los 2000, pero en los últimos años se desaceleró la caída.
  • Sin embargo, en algunos países, la desigualdad actual es mayor que en la década del 80.
  • En otros países subdesarrollados de Asia, África y Europa del Este también bajó la desigualdad.

Los niveles de desigualdad, además de reflejar las inequidades de una sociedad, tienen impacto en otros aspectos, como el crecimiento económico y los niveles de criminalidad de un país, entre otras. En las últimas semanas, fue uno de los puntos de discusión en América Latina, especialmente en Chile. ¿Cuáles son los niveles de desigualdad en los diferentes países de la región y cómo evolucionaron?

Cómo se mide la desigualdad: el índice de Gini

Un indicador muy utilizado para medir la desigualdad de ingresos es el índice de Gini, que arroja como resultado un número entre 0 y 1, siendo 1 una distribución totalmente desigual y 0, perfectamente igualitaria. Para hacerlo se usan los datos de ingresos de las personas que surgen de las encuestas de cada país.

Uruguay, el más igualitario; Brasil, el más desigual

Según los datos que tiene disponible el Banco Mundial, los países más igualitarios de América Latina son Uruguay y la Argentina con ginis de 0,395 y 0,411, respectivamente, mientras que los más desiguales son Brasil, Panamá y Colombia con ginis de 0,53, 0,497 y 0,496.

¿Y en el mundo?

Según los datos elaborados por la World Inequality Database, una base de datos confeccionada por más de 100 especialistas a nivel mundial, la región con mayor desigualdad es el norte de África, con un Gini de 0,69, seguido por Oceanía y luego América Latina.

Cómo evolucionó el Gini en los últimos años en América Latina

Durante los años 90 creció la desigualdad, mientras que en los 2000 las sociedades latinoamericanas se volvieron más igualitarias, de acuerdo con un análisis del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (CEDLAS). Sin embargo, el estudio muestra que luego de la crisis internacional de 2009, la caída se desaceleró o incluso se revirtió la tendencia para algunos países.

En particular, en la Argentina la desigualdad se redujo sin parar entre 2003 y 2013. A partir de allí, se incrementó levemente hasta 2016 y luego volvió a caer en 2017, último dato disponible.

Qué explica estas tendencias

Leonardo Gasparini, fundador y director del CEDLAS, analizó las razones que explican el aumento y caída de la desigualdad de los últimos años en un trabajo reciente: “La Desigualdad en su Laberinto: Hechos y Perspectivas sobre Desigualdad de Ingresos en América Latina”. En él, se identifican tres factores principales:

  • Las “reformas estructurales” aplicadas durante los años 90’ favorecieron al sector productivo más dinámico, dejando atrás a otros sectores, y la desigualdad creció. A su vez, ese aumento se intensificó durante las crisis macroeconómicas de principios de los 2000, que atravesaron varios países latinoamericanos.
  • A comienzos del nuevo siglo, el incremento de los precios de los bienes primarios -que son la fuente principal de las exportaciones de los países de la región-, generó un ingreso de divisas y posibilitó un crecimiento económico inédito en el que crecieron sectores que demandan trabajadores no calificados, lo que tuvo un impacto positivo en la igualdad.
  • Políticas redistributivas que favorecieron la igualdad, como el incremento del salario mínimo, transferencias monetarias hacia los más vulnerables y la mayor progresividad en la estructura tributaria gracias al aumento de la participación de impuestos a los ingresos y a la propiedad.

Cómo les fue a otros países en vías de desarrollo

El CEDLAS también analizó al conjunto de países del mundo que se consideran “en vías de desarrollo” ubicados en América Latina, parte de Asia, África y Europa del Este.

Encontraron que en términos generales, se observó la misma tendencia de disminución de la desigualdad a partir de los 2000, luego de registrar un pico durante los 90. Sin embargo, los niveles de desigualdad de la actualidad son mayores a los de los años 80, lo que implica que a pesar de la reducción de los últimos años, todavía está por encima de los niveles previos a los ‘90.

Esto implica, según los autores, que sin las condiciones excepcionalmente favorables de la década pasada -elevado precio de los bienes que venden estos países-, “la evidencia sugiere que el camino hacia distribuciones más igualitarias está resultando significativamente más complicada”.

¿Y a nivel mundial qué pasó? ¿Viene subiendo o cayendo la desigualdad?

En este trabajo, Branko Milanovic, economista especialista en desigualdad económica, analizó los ingresos de todas las personas del mundo como un todo y encontró que la desigualdad a nivel global cayó entre 1988 y 2011. Esto se debe a que, en términos relativos, se incrementaron los ingresos de las personas más pobres del mundo, se redujeron los de medianos ingresos y aumentaron los ingresos de los más ricos. Dado que la cantidad de personas pobres que incrementaron sus ingresos superó la ganancia de los más ricos, la desigualdad cayó.

Esto quiere decir que la caída no tiene que ver con que se hayan reducido los ingresos de las personas más ricas. Quienes perdieron son las personas de clase media baja de los países desarrollados -ubicados como clase media a nivel mundial- y quienes se vieron favorecidas son las personas de bajos ingresos -ubicados como clase baja a nivel mundial, especialmente las economías asiáticas-.

Temas

Comentarios

  • Ignacio4 de enero de 2020 a las 7:22 pmEl mapa es Un desastre. Por más que la fuente sea el wid deben Mirar lo que. Publican
  • Marcelo27 de enero de 2020 a las 9:15 pmY las curvas, un informe si no tiene curvas (gráficas) no es serio. Falta alfabetización científica a los de chequeado, vs con onda 😉

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *