Son falsas las afirmaciones del médico Leonardo González Bayona sobre las vacunas contra el coronavirus - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año

Son falsas las afirmaciones del médico Leonardo González Bayona sobre las vacunas contra el coronavirus

Si tenés sólo unos segundos, leé estas lineas
  • En un video que circula en Facebook, el integrante de la agrupación “Médicos por la Verdad” expone sobre las supuestas “inoculaciones, mal llamadas vacunas para COVID”.
  • Contrariamente a lo que afirma, las vacunas no son terapias génicas ya que no modifican los genes de los humanos y sí fueron testeadas en animales, como en todos los ensayos preclínicos que atravesaron sus investigaciones.
  • Tampoco hay “cantidad de efectos adversos moderados y severos”: en Argentina, el 99,2% de los eventos notificados fueron leves y moderados.

Circula en Facebook un video en el que el médico Leonardo González Bayona -de la agrupación “Médicos por la Verdad”– realiza una serie de afirmaciones sobre las vacunas contra la COVID-19, como, por ejemplo, que “son terapias génicas”, que “ni siquiera fueron testeadas con animales de laboratorio” y que “hay cantidad de efectos adversos moderados y severos”. Todo esto es falso.

El posteo contó con más de 18 mil reproducciones y fue compartido más de 1.800 veces en Facebook, según los datos proporcionados por la red social.

No son terapias génicas

Según la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), la terapia génica permite sustituir un gen que esté ocasionando un trastorno de salud por uno sano, agregar genes que le ayuden al cuerpo a combatir o a tratar la enfermedad, o desactivar los genes que están ocasionando problemas.

Sin embargo, a diferencia de las terapias génicas, las vacunas de ARN mensajero – a las que distintas desinformaciones acusan de interferir en el ADN de las personas inoculadas- son aquellas que usan parte del material genético del virus pero no interfieren en el ADN humano.

Como explicó Chequeado en esta nota, estas vacunas no tienen incidencia en el núcleo de la célula donde se encuentra el ADN y, por lo tanto, no pueden interferir en él ni modificarlo.

En el caso de las vacunas tradicionales, se inyecta un antígeno para producir una respuesta inmune, es decir, que el organismo genere los anticuerpos que necesita. En el caso de las vacunas de ARN mensajero, en lugar de introducir un antígeno, introducen directamente una secuencia de ARN con las instrucciones para producirlo y que el cuerpo genere los anticuerpos.

Sí fueron testeadas en animales

Por lo general, el proceso de desarrollo, prueba y autorización de una vacuna consta de 6 etapas diferentes: exploratoria, preclínica, estudios clínicos en humanos, aprobación oficial, producción y la vigilancia posterior.

Es en la etapa preclínica en la que los investigadores utilizan sistemas de cultivos de tejidos o de cultivos celulares y pruebas en animales para determinar si la vacuna candidata producirá inmunidad y para evaluar su seguridad. Muchas formulaciones no pasan a la siguiente etapa porque no producen esa inmunidad o resultan dañinas.

Todas las vacunas aprobadas en la Argentina atravesaron la etapa preclínica antes de avanzar a los estudios clínicos, donde comienzan los ensayos en seres humanos, tal como se explica en esta nota.

Al momento de publicación de esta nota, según el monitor de desarrollo de vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay 184 vacunas en etapas preclínicas.

Los efectos adversos de las vacunas

Contrariamente a lo que sostiene González Bayona, el último informe de vigilancia de seguridad en vacunas, publicado en abril de este año por el Gobierno nacional, muestra que tras la aplicación de 2.541.362 dosis (Sputnik V, 1.450.974; Covishield, 519.384 y Sinopharm, 571.004), se registraron 26.721 ESAVI (Evento supuestamente atribuido a vacunación e inmunización). De ese total de eventos notificados, el 99,2% fueron leves y moderados y 197 eventos (0,73%) fueron hospitalizados para tratamiento.

Respecto de esta última cifra, cabe agregar que un ESAVI es un cuadro clínico que tiene lugar después de la administración de una vacuna y podría o no estar relacionado con esta.

El informe también explica que después de analizar los eventos clasificados como relacionados, se evidencia que la fiebre, la cefalea, las mialgias y artralgias fueron los diagnósticos más frecuentes. Y, por lo tanto, concluye que las tres vacunas en uso continúan demostrando un buen perfil de seguridad.

 

Si querés estar mejor informado sobre la pandemia, entrá al Especial Coronavirus.

Este chequeo es parte de la iniciativa Third Party Fact-checker de Facebook en la Argentina. En los casos de fotos y videos trabajamos con imágenes trucadas o sacadas de contexto y siempre analizamos en conjunto las imágenes junto con el texto con el que fueron presentadas.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *