Es falsa la supuesta contradicción de la OMS sobre la eficacia y los objetivos de las vacunas contra el coronavirus - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año
Verificaciones facebookFalso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Es falsa la supuesta contradicción de la OMS sobre la eficacia y los objetivos de las vacunas contra el coronavirus

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Circula en Instagram una publicación que indica que de mayo a diciembre último la OMS contradijo su postura respecto a la protección que brindan las vacunas.
  • Esto es falso, ya que los datos sobre la eficacia de las vacunas  se conocen desde noviembre de 2020  y difieren entre los diferentes laboratorios de acuerdo a los resultados de los ensayos clínicos.
  • El objetivo de la vacunación continúa siendo reducir las muertes y las formas graves de enfermedad y proteger los sistemas de salud.

Circula en Instagram una imagen que busca reflejar supuestas contradicciones del director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, al referirse a las vacunas contra la  COVID-19. 

Según el posteo, entre mayo y diciembre el funcionario habría modificado su postura sobre la eficacia y los objetivos de las vacunas: “Mayo – Inmuniza al 95%. Junio – Inmuniza al 70%. – Julio – Inmuniza al 50%. Agosto – No inmuniza pero reduce la transmisión. Septiembre – No reduce la transmisión pero impide las formas graves. Octubre – No reduce las formas graves pero impide ir a la UCI [Unidad de Cuidados Intensivos]. Noviembre – No impide ir a la UCI pero no mueres. Diciembre – Mueres pero vas al paraíso”. 

Sin embargo, estas contradicciones son falsas, ya que los porcentajes de eficacia varían entre las diferentes vacunas y se conocen desde noviembre de 2020  y el objetivo de la vacunación continúa siendo disminuir las hospitalizaciones y muertes por COVID-19.

Una publicación de la OMS actualizada el último 7 de octubre sostiene, contrariamente a lo que indica la desinformación viral, que “las vacunas contra la COVID-19 protegen contra esta enfermedad porque inducen inmunidad contra el virus SARS-Cov-2 que la causa, es decir, reducen el riesgo de que de este cause síntomas y tenga consecuencias para la salud. La inmunidad, que ayuda a las personas vacunadas a luchar contra este virus en caso de infección, reduce la probabilidad de que lo contagien a otras personas y, por tanto, también protege a estas”.

Eficacia versus efectividad

Si bien las vacunas existentes en el mundo contra la COVID-19 indican que el abanico de sus respectivas eficacias en la inmunización van desde el 50% al 95%, como indica el posteo, no son posiciones contradictorias sino que dependen del desarrollo de cada una de ellas.

De esta forma, el 18 de noviembre de 2020 las empresas farmacéuticas Pfizer y BioNTech anunciaron que su vacuna contra el COVID-19 tenía un 95% de eficacia. Este indicador fue registrado en base a estudios en fase 3, 7 días después de aplicada la segunda dosis. 

El 24 de noviembre de ese año, la Universidad de Oxford y AstraZeneca anunciaron que su vacuna candidata contra la COVID-19 tenía una eficacia media del 70%, según un análisis intermedio de sus ensayos clínicos en fase III realizados en el Reino Unido y Brasil. 

La vacuna de Sinopharm fue aprobada para su comercialización condicional por la Administración Nacional de Productos Médicos de China el 30 diciembre de 2020. Esta vacuna presentó una eficacia de 79% en sus ensayos clínicos.

Además, la eficacia y la efectividad de una vacuna no son lo mismo. Mientras que la eficacia es sólo una medida realizada durante un ensayo clínico, la efectividad es qué tan bien funciona la vacuna en el mundo real.

Tal como explicó Chequeado en esta nota, un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC, por sus siglas en inglés) encontró que las vacunas de Pfizer y Moderna son un 94% efectivas contra las hospitalizaciones por COVID-19 entre adultos mayores de 65 años vacunados entre enero y marzo de 2021.

Esto significa que, en algunos casos, las personas pueden contraer el virus (ya que ninguna vacuna es 100% eficaz) pero tener una forma leve de la enfermedad o asintomática. Las vacunas disponibles son altamente efectivas contra las formas graves de la enfermedad.

En la Argentina, un estudio realizado por el Ministerio de Salud de la Nación muestra que las vacunas Sputnik V, AstraZeneca y Sinopharm que se aplican actualmente disminuyen en más de un 80% el riesgo de mortalidad con el esquema completo (2 dosis) en mayores de 60 años.

Qué pasa con las nuevas variantes

Frente a la aparición de la variante Ómicron, a finales de 2021, este medio explicó que estudios preliminares muestran que esta variante es capaz de engañar a la primera línea de defensas del organismo: los anticuerpos inducidos por la vacuna o por una infección previa. Sin embargo, otras líneas de defensa, en particular los linfocitos T, permanecen en gran medida intactas, por lo que aún se mantendría alta la protección frente a hospitalizaciones y muertes por coronavirus.

Decenas de equipos de investigación en todo el mundo -incluidos los desarrolladores de Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Sputnik V (ver acá, acá y acá)– están estudiando la variante Ómicron y expresaron su confianza en la capacidad que tienen para adaptar sus fórmulas a la nueva variante.

“Con las vacunas anticovídicas hoy disponibles, el objetivo primordial sigue cifrándose en reducir las muertes y las formas graves de enfermedad y en proteger los sistemas de salud. Las vacunas que han sido incluidas en la lista OMS de uso en emergencias, correspondientes a varias plataformas vacunales, proporcionan un elevado nivel de protección contra las formas graves de enfermedad y la muerte debidas a variantes preocupantes”, explicó la OMS el 11 de enero último. 

Y agregó: “Por lo que respecta a la variante Ómicron, el perfil de mutaciones y los datos preliminares llevan a pensar que la vacuna será menos eficaz contra la enfermedad sintomática causada por esta variante, pero es más probable que siga protegiendo de las formas graves de enfermedad”.

Por lo tanto, es falsa la supuesta contradicción de la OMS que plantea la imagen viral. La eficacia de las vacunas varía entre los diferentes laboratorios y difiere del porcentaje de efectividad. Frente a las nuevas variantes, las vacunas continúan protegiendo de las formas graves de la enfermedad, evitando hospitalizaciones y muertes.

Si querés estar mejor informado sobre la pandemia, entrá al Especial Coronavirus.

 

Este chequeo es parte de la iniciativa Third Party Fact-checker de Facebook en la Argentina. En los casos de fotos y videos trabajamos con imágenes trucadas o sacadas de contexto y siempre analizamos en conjunto las imágenes junto con el texto con el que fueron presentadas.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *