Cuáles fueron las inversiones que más y menos rindieron frente a la inflación en 2022 - Chequeado Skip to content

Cuáles fueron las inversiones que más y menos rindieron frente a la inflación en 2022

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • En 2022 se registró la mayor cifra de inflación en 31 años, lo que provocó una gran pérdida en el poder adquisitivo de los pesos. 
  • En este escenario, todos los tipos de dólar, las criptomonedas y las acciones más conservadoras tuvieron rendimientos inferiores a la inflación del año pasado. 
  • En tanto, algunos fondos comunes de inversión más riesgosos y acciones de compañías que cotizan en el exterior (Cedears) vinculados al sector energético tuvieron rendimientos superiores al incremento de precios. Qué pasó con el plazo fijo. 

La inflación de 2022 alcanzó el 94,8% y fue la más alta desde 1991, cuando el incremento de precios había sido del 84% en el inicio del Plan de Convertibilidad. En este escenario de incremento generalizado de los precios, muchas personas recurrieron  a diferentes alternativas para resguardar su poder adquisitivo, aunque muy pocas opciones lo lograron.

En esta nota te contamos cómo les fue el último año a las diferentes herramientas de inversión frente a la inflación.

¿Qué pasó con quienes apostaron por los dólares?

Una de las salidas más comunes frente a la inflación es el ahorro en dólares, aunque en la Argentina existen muchas limitaciones para su compra, que se restringe -en su variante oficial- a la adquisición de US$ 200 mensuales.

En este caso, quien a principios de 2022 adquirió dólar ahorro o “solidario” obtuvo una rentabilidad en pesos del 70,5%, un porcentaje que se encuentra por debajo de la inflación. Por ejemplo, si alguien compró el 30 de diciembre de 2021 dólares por $ 10 mil (en ese momento hubiera adquirido US$ 56), a fin de año tendría el equivalente a $ 17.050.

En cambio, quien se encontraba inhabilitado para adquirir el dólar a valor oficial o hubiera querido comprar un monto mayor a los US$ 200 permitidos por el Gobierno podría haber optado por el dólar informal, conocido como “blue”. En este caso, el rendimiento en 2022 fue menor: 65,5%.

De este modo, si a fines de 2021 una persona hubiera comprado $ 10 mil, hubiera obtenido US$ 47,8. En tanto, a fines de 2022 tendría $ 16.555.

Existen también otras maneras para acceder al dólar a través de la compra y venta de bonos y acciones. Una de las formas es adquiriendo lo que se conoce como dólar MEP o dólar Bolsa, cuya cotización en 2022 aumentó 65,8%. Es decir que, con la misma inversión inicial de $ 10 mil, una persona hubiera recuperado a fin de año $ 16.579.

Finalmente, en el caso del dólar contado con liquidación (CCL), quien hubiera invertido $ 10 mil a fines de diciembre de 2021 hubiera obtenido $ 17.025 a fin de año: un incremento del 70,2%.

Gonzalo Gaviña, asesor financiero de Portfolio Personal de Inversores (PPI), explicó a Chequeado que “los tipos de cambio financieros no le ganaron a la inflación”, porque “corrieron por detrás, por lo cual el que se cubrió en MEP o CCL no le ganó al 94% de inflación que tuvimos en el 2022”. Lo mismo pasó con el oficial y el blue.

Cómo les fue a los plazos fijos en pesos

Otra alternativa para evitar la depreciación de los ahorros en pesos es optar por un plazo fijo. En este caso, los bancos ofrecen 2 opciones principales: el plazo fijo tradicional, que entrega una tasa de interés mensual cuyo mínimo está regulada por el Banco Central de la República Argentina (BCRA); y el plazo fijo UVA, que consiste en la conversión del monto invertido en la Unidad de Valor Adquisitivo, que se actualiza diariamente según el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER).

En el caso del plazo fijo tradicional, la tasa de interés fue variando según las decisión de política monetaria del BCRA. Como se contó en esta nota, esta política estuvo marcada por el acuerdo con el FMI, que incluía la obligación del Gobierno de mantener una estructura de tasas de interés reales positivas (es decir, por encima de la inflación).

Pese a ello, quien todos los meses hubiera actualizado su plazo fijo tradicional durante 2022 no logró ganarle a la inflación. En este caso, si alguien invirtió $ 10 mil a fines de diciembre de 2021 y luego reinvirtió cada mes el monto devuelto por el banco, a fin del año pasado hubiera obtenido $ 18.286, un 82,8% más.

Por su parte, los plazos fijos UVA estuvieron más cerca de la inflación: a fines de 2021 alguien podría haber comprado 102,6 UVAs con $ 10 mil. Si los hubiera renovado cada 3 meses (a diferencia de los tradicionales, estos plazos fijos tienen un período de devolución mínima de 90 días), sumados a la tasa de interés adicional del 1% que otorgan, a fin de 2022 hubiera retirado $ 19.211 (un 92,1%, cifra muy cercana a la inflación).

Cómo rindieron las herramientas financieras

Por fuera de los instrumentos más tradicionales existen otro tipo de inversiones que requieren mayores conocimientos en finanzas o conllevan riesgos superiores. Entre ellos se encuentran los Fondos Comunes de Inversión (FCI) y los Certificados de Depósito Argentino (Cedears).

Los FCI son un instrumento financiero en los que un grupo de personas delegan la administración de sus inversiones a profesionales. Existen diferentes tipos de fondos, y usualmente su rentabilidad depende del riesgo que una persona esté dispuesta a asumir.

Un informe de PPI destacó que durante 2022 los FCI de mayor rentabilidad fueron los de renta variable (un tipo de inversión a largo plazo que apuesta a una canasta de acciones y son de alto riesgo), que rindieron en promedio un 135%, casi 40 puntos por encima de la inflación del año pasado.

Un ejemplo de ello fue el FCI Delta Recursos Naturales, que en 2022 tuvo un rendimiento del 199,5%, de acuerdo con el reporte de PPI. Es decir que alguien que invirtió a principios de año $ 10 mil, retiró $ 29.956 un año después.

En tanto, otras carteras más conservadoras como las de renta fija (que apuesta a una canasta de bonos de deuda públicos y privados y son de mediano plazo) y los denominados Money Market (de muy corto plazo y riesgo casi nulo) aumentaron por debajo de la inflación: 65% y 54% en promedio, respectivamente.

Un caso de FCI de renta fija que más rindió (de acuerdo con PPI) es el fondo IAM Renta Plus, que tuvo un rendimiento del 86,8% en 2022. Es decir, que quien invirtió $ 10 mil en este instrumento al final del año se llevó $ 18.678. En el segundo caso (Money Market), el fondo Lombard Renta en pesos rindió un 56%.

En tanto, los Cedears son activos que cotizan en el mercado local y representan acciones con cotización en el exterior. Graviña dijo a este medio que un Cedear “tiene implícito el contado con liquidación porque es un papel que cotiza localmente, pero que sigue una acción que tiene una cotización en dólares en el exterior”.

Es por ello que el comportamiento de estos instrumentos no es homogéneo y depende del tipo de acción por el que se haya apostado. En este sentido, Gaviña dijo a este medio que las acciones del sector energético en general terminaron con rindes en pesos por encima de la inflación.

Al respecto, un informe elaborado por Balanz Capital sostuvo que las empresas del sector energético ocuparon 7 de las 10 mayores alzas de Cedears en 2022, con variaciones en pesos por encima del 250%. El trabajo explica que esto ocurrió porque a raíz de la invasión rusa a Ucrania, “las cotizaciones del petróleo y gas alcanzaron niveles récord”.

Por caso, el Cedear correspondiente a XLE Energía mostró en 2022 un rendimiento del 116,8%: quien invirtió $ 10 mil a principios de año embolsó, a fines de 2022, $ 21.680.

En el otro extremo, las empresas tecnológicas tuvieron un flojo rendimiento el año pasado. Por ejemplo, Meta (compañía dueña de Instagram, Facebook y WhatsApp, entre otras), perdió un 38,4% (es decir que quien invirtió $ 10 mil se quedó a fin de año con $ 6.155), mientras que Netflix sufrió una caída del 25,7%.

Qué pasó con quiénes apostaron por las criptomonedas

Otro activo que suele utilizarse como refugio de valor (e incluso como alternativa al dólar frente a las restricciones actuales) son las criptomonedas. Sin embargo, en 2022 esta inversión no resultó ser la más adecuada.

El Bitcoin, una de las principales criptomonedas del mundo y la primera de su tipo, perdió en 2022 el 40,5% de su valor. Es decir que si una persona a fines de 2021 compró $ 10 mil en esta moneda digital, en diciembre de 2022 se quedó con $ 5.947.

Un caso similar ocurrió con Ethereum, otra de las criptomonedas más populares del mundo: en 2022 cayó un 45,5%. Así, si alguien compró en diciembre de 2021 $ 10 mil, a fines de 2022 obtuvo $ 5.450.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *