Chequeado

Repitencia escolar: por qué se debe poner más foco en la calidad educativa

Buenos Aires Ciudad

19 mayo, 2022 13:24 pm | Tiempo de lectura: 6 minutos
19 mayo, 2022 13:24 pm
| Tiempo de lectura: 6 minutos

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:

  • En las últimas semanas se dieron a conocer resoluciones de algunas provincias que permiten a los chicos y chicas la promoción de año con materias pendientes.
  • Este tipo de medidas, que se dan en un marco de excepcionalidad por la pandemia de COVID-19, pusieron a la repitencia escolar y a las consecuencias en el rendimiento educativo en el centro del debate público.
  • En esta nota, un repaso por lo que señalan los datos y recomiendan diversos especialistas.

En los últimos días, se dio a conocer una resolución del Ministerio de Educación de la provincia de Formosa que permite la promoción escolar de los alumnos de secundaria al ciclo lectivo 2022 sin considerar la cantidad de asignaturas pendientes de acreditación del 2020, como excepcionalidad del primer año de pandemia.

A comienzos del año lectivo, en Santa Cruz otra resolución permitió que todos los alumnos de las secundarias públicas y privadas pasen de año sin importar cuántas materias hayan aprobado en 2021. En Santa Fe, se definió la promoción automática de los alumnos de primer año a segundo de la secundaria más allá de las materias que adeuden, mientras que los alumnos de segundo a quinto año de las escuelas técnicas que adeuden hasta 6 asignaturas no deberán recursar el ciclo anterior.

Este tipo de medidas, que se dan en un marco de excepcionalidad por la pandemia de COVID-19 y que existían en la Argentina solo para algunos grados en particular, pusieron a la repitencia escolar y a las consecuencias en el rendimiento educativo en el centro del debate público. Pero, ¿qué evidencia existe en relación a estos 2 conceptos? Un repaso por lo que señalan los datos y recomiendan especialistas, en esta nota.

La repitencia, asociada a un peor desempeño

La repetición es un predictor de peores aprendizajes. Si yo tengo una persona estadísticamente equivalente a la otra, en edad y nivel socioeconómico equivalentes, y una repitió y la otra no, te garantiza que en la escuela le va a ir peor a la que repitió. Cuantos más años estás en la escuela menos sabés”, señaló a Chequeado Irene Kit, titular de la Asociación Civil Educación Para Todos y ex coordinadora de Asesores de las comisiones de Educación de la Cámara de Diputados y Senadores, durante las gestiones de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner (Frente para la Victoria).

Hay consenso, las estadísticas nacionales e internacionales, todo el mundo está de acuerdo en que la repitencia no sirve para rescatar a un chico, para lograr que salga adelante”, coincidió en diálogo con este medio Guillermina Tiramonti, investigadora del área de Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y ex coordinadora del Consejo de Formación Continua de la Provincia de Buenos Aires entre 2016 y 2018, durante la gestión de María Eugenia Vidal (Cambiemos).

Las estadísticas de evaluaciones internacionales y nacionales van en línea con lo dicho por las especialistas. En las pruebas Aprender 2019 -un operativo de evaluación de la calidad educativa que se realiza a nivel nacional-, el porcentaje de estudiantes del último año de la secundaria ubicados por debajo del nivel básico de desempeño fue mayor entre quienes repitieron al menos una vez respecto de quienes no lo hicieron.

Los resultados también muestran que, tanto en Lengua como en Matemática, el porcentaje de estudiantes que no repitieron en escuela primaria y/o secundaria ubicados con un desempeño “avanzado” fue ampliamente mayor a quienes sí repitieron: 19,4% contra 5,4% en Lengua, y 3,4% contra 0,4% en Matemática, respectivamente. Lo mismo ocurrió con los estudiantes con un desempeño “satisfactorio”: el 49,1% de los alumnos que no repitieron tuvo un desempeño “satisfactorio” en Lengua, contra un 39% de quienes sí repitieron alguna vez; en Matemática los números son de un 30,8% contra un 13%.

Las pruebas PISA 2018 -una evaluación creada por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE)- también refuerzan el argumento. Según la evaluación realizada a estudiantes de 15 años, en Lectura los alumnos que repitieron alguna vez en su escolaridad tuvieron un menor puntaje promedio en relación a quienes nunca repitieron. Un patrón similar ocurrió con las asignaturas de Matemática y Ciencias.

En Lectura, si al dato se lo separa por nivel de desempeño por condición de repetición, 30 de cada 100 estudiantes que no han repetido se encuentran en el nivel 3 o superior, mientras que la proporción cae a 5 de cada 100 estudiantes para quienes sí repitieron.

El Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE) de la Unesco -una evaluación de los logros de aprendizaje de estudiantes de los sistemas educativos de América Latina y el Caribe en 2019- reveló resultados similares para los estudiantes de primaria en la Argentina. El estudio arrojó que, tanto en tercer como en sexto grado, entre los alumnos que sí repitieron es mayor el porcentaje de los que no alcanzaron los niveles mínimos de competencia (MLP, por sus siglas en inglés) en Lectura, Matemática y Ciencias, que entre los que nunca repitieron.

La repitencia está pensada como un castigo, y tenemos la idea de que todo depende de que el chico memorice”, sumó Tiramonti, y agregó: “El sistema de repitencia es la puerta de entrada a la deserción. Un chico que no puede aprobar una materia no necesita volver a hacer una materia, necesita una metodología alternativa porque algo pasa. La repitencia no es la alternativa. Además, ya sabemos que esta escuela secundaria que divide enciclopedistas no va más, no representa la concepción del conocimiento actual”.

Entre las consecuencias que puede tener la repitencia en el alumno, los especialistas destacan a la frustración y a la estigmatización como algunos de los efectos más importantes.

Está demostrado que los alumnos no aprenden por repetición y que la repitencia aumenta las probabilidades de abandono posterior. En gran medida, esto obedece a que permanecer en el mismo año escolar estigmatiza al alumno, lo separa de su grupo de amigos y tiene efectos dramáticos sobre su autoestima”, apunta el trabajo “Nuevos tiempos para la educación primaria” del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) publicado en 2013.

Los niños que repiten se sienten menos capaces, ya que la situación de fracaso se percibe como una responsabilidad personal. La repitencia refleja una tradición escolar que hoy encuentra sus límites. Una tradición que tendió a enseñar lo mismo, del mismo modo, al mismo grupo de alumnos y a un mismo ritmo, sin otras alternativas que la repitencia para quien no sigue el paso. Las grandes desigualdades sociales, la cultura de la dispersión y los nuevos intereses de la infancia exigen revisar ese molde homogéneo y anquilosado”, agrega el trabajo firmado por Cecilia Veleda, actual profesora de Política Educativa en la Maestría de Políticas Públicas de la Universidad Austral y ex directora Ejecutiva del Instituto Nacional de Formación Docente del Ministerio de Educación durante la gestión de Mauricio Macri (Cambiemos).

El foco en la calidad educativa

El hecho de que el alumno no repita tampoco garantiza por sí solo que se adquieran los aprendizajes necesarios. “Si yo no enriquezco las oportunidades de aprendizaje, tampoco significa que por no repetir aprenda. No estoy diciendo el contrafáctico”, señaló Kit, y agregó que en el sistema actual de aprendizaje no se está logrando identificar qué es lo importante aprender y garantizar en la escuela. “Mucho más importante es la capacidad de entender lo que se lee y poder expresarlo que saber de memoria un contenido aislado”, sumó.

Para Tiramonti, la solución no radica ni en la repitencia de los alumnos ni en dejar que promuevan el año sin fomentar un programa integral. “Lo que falta en el sistema educativo argentino es la capacidad y la voluntad de buscar un modelo alternativo y lograr que los chicos aprendan lo básico que tienen que aprender como Lectura y Matemática y así los chicos de quinto año puedan salir con los conocimientos que se requieren en una secundaria. Pero si vos no hiciste nada de eso, no podés poner el conjunto de contenidos de 3 años en un año”, sumó la especialista.

Según datos del Cippec en base a una simulación de 2021 (asociado a lo que miden las pruebas PISA) del Banco Mundial, en la Argentina y en América Latina -como efecto de la pandemia por coronavirus- 7 de cada 10 jóvenes de 15 años no alcanzarían un nivel mínimo de rendimiento, es decir, comprender un texto de extensión moderada, un indicador que, antes de la pandemia, estaba en un 52%.

Probablemente, esta pérdida de aprendizajes sea mayor en los estudiantes con niveles socioeconómicos más bajos debido a las mayores dificultades para acceder a una educación a distancia de calidad durante los períodos de no presencialidad y a las menores posibilidades de apoyo en el hogar por el menor nivel educativo de padres y/o madres, según ponen en evidencia diversos especialistas del Cippec en el informe “El impacto de la pandemia en la educación secundaria en Argentina y América Latina”.

Temas

13 Respuestas

Beatriz Persi 19 de mayo de 2022 a las 6:17 pm

La formación docente es lamentable .

Claudia 19 de mayo de 2022 a las 6:24 pm

Chequeen mejor porque, como docente, me consta que estas medidas, así como la supresión del boletín de calificaciones, sólo conseguirán continuar nivelando para abajo. La Educación está en su peor momento

Alejandro Castro Santander 19 de mayo de 2022 a las 7:52 pm

Los países con sistemas educativos exitosos, “cuidan” a sus estudiantes durante todo el proceso educativo, para luego no tener que “reaccionar” ante el fracaso.

Claudia 19 de mayo de 2022 a las 11:16 pm

Muy interesante…cuidado los profesores deTerciario, aquí hablan de “primaria ” . No se anoten….

Virginia 20 de mayo de 2022 a las 7:15 am

En el caso de mi hijo, el decidió repetir porque sintió que el año pasado no había aprendido nada. Y ahora le está yendo súper bien!! Pero el solo se dió cuenta que pasar con materias del año anterior que no fueron enseñadas correctamente no sirve de nada!!!

Juan angel 21 de mayo de 2022 a las 11:11 pm

Con 19 años de antigüedad en escuelas muy humildes periféricas. La falla está en los lineamientos educativos. Leyendo todo el artículo llegó a una conclusión de lo opuesto a lo que dicen. Mal leídos los datos estadísticos.

Diego 24 de mayo de 2022 a las 5:53 pm

Malísima la nota. Quieren decir que sino estudias no para nada, porque sos estigmatizado, ridículo. Una cita es que no entiendas y otra que no hagas. El que no entiende pero hace, aprueba por esfuerzo.

Mariana 24 de mayo de 2022 a las 6:33 pm

Al repitente le va peor que al no repitió porque los vacíos prácticos y estratégicos se arrastran de antes de que repita. Es un proceso desencadenó ennla repitencia. Soy docente y dejarlos pasar no sirve.

Marcelo Benitez 27 de mayo de 2022 a las 10:25 am

La presión también la tienen los docentes de los superiores, donde los alumnos son un estadística, y para ser funcional al sistema tienen que dejar pasar a todes (como dicen ahora todo con E). Lamentablemente la calidad educativa está cada vez peor, y con eso de estigmatizar se excusan para dejar cada vez mas ignorantes a los que forjaran el futuro. Dejar pasar no tiene ningún sentido, y además como va a hacer un alumno con 17 materias del año anterior, mas todas las que tienen que estudiar en el año vigente, después llegan al final con 57 materias y listo … terminó la secundaria…. misión cumplida…

Carlos Pose 30 de mayo de 2022 a las 5:59 pm

Estaría buenísimo disponer de estrategias superadoras para los casos de «esfuerzo cero» por parte de los estudiantes y los familiares. Por supuesto, el docente tiene su parte de responsabilidad. Pero no es omnipotente. No todo depende del docente. Hacer magia no es una opción.

Miguel M 30 de mayo de 2022 a las 10:05 pm

Totalmente de acuerdo con que “Un chico que no puede aprobar una materia no necesita volver a hacer una materia, necesita una metodología alternativa porque algo pasa.”

Liliana romero 9 de junio de 2022 a las 8:11 pm

Soy mama de primer grado y veo que mi hijo no esta copiando pero sabe los contenidos xq escucha lo escribe en casa y tambien veo que por cuestiones del covit y estar encerrados no sociabilisaron todo es nuebo pasar de jugar a sumar en un periodo muy corto no se terminaron de encontrar veo a todos desde primer grado a sexto pekeando terriblemente un lugar donde niños de 6 ayudaban a primero a copiar ahora se separa xq los golpean asi ni a los padres da gusto llevar a nuestros hijos a un lugar donde bo la estan pasando bien.

Darío Calderón 9 de junio de 2022 a las 9:43 pm

Lo que también está probado es que dejarlos pasar no ayuda ni al chico ni al grupo, que percibe la injusticia y deja la idea de que da lo mismo estudiar o no, da igual hacer el esfuerzo intelectual o no hacerlo. Las ideas sobre educación que expresa el artículo son las que nos han traído al actual fracaso, aunque insistan en culpar a la “tradición”. La tradición sacó a la Argentina del analfabetismo y preparaba gente en 6 años (solo primaria) para leer, interpretar textos, y resolver operaciones matemáticas que les daban una base excelente. Las “innovaciones” tienen a los chicos 12 años en el sistema y salen sin saber leer, interpretar textos y resolver operaciones matemáticas básicas. Está probado el fracaso de esas “novedosas” ideas que dirigen la educación en el país desde hace ya varios años. Pero siguen insistiendo… No hay peor ciego… Los docentes, individualmente, no pueden. Es el sistema el problema, este sistema que apunta siempre para abajo, condiciona desde ahí la labor docente, y no le permite elevar el nivel sino que lo condena permanentemente a lo contrario. No invento nada, con leer el artículo e interpretar el mensaje de los funcionarios y su visión educativa se evidencia claramente dónde está el problema.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate plural y del intercambio de datos e ideas. En esta línea, es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con:
- insultos, agresiones o mensajes de odio,
- desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros,
- información personal
- promoción o venta de productos.
Muchas gracias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Explicador

Nuevas medidas sobre importaciones: a qué productos afectan El Banco Central de la República Argentina (BCRA) publicó el 27 de junio último una serie de medidas que limitan la venta de dólares de la entidad para las importaciones de algunas empresas y bienes particulares. Esta decisión significa que el BCRA no les venderá dólares a las empresas que superen en más de un […]
Las 5 claves sobre la nueva ley de VIH, hepatitis, tuberculosis e infecciones de transmisión sexual El Senado aprobó por 60 votos a favor y uno en contra (del jefe del bloque PRO Humberto Schiavoni) la Ley de Respuesta Integral al VIH, Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), Hepatitis Virales y Tuberculosis, que actualiza la Ley Nacional de SIDA, vigente desde 1990. El proyecto había sido elaborado por más de 200 organizaciones […]