Skip to content
ViralFalso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

No, las vacunas contra la COVID-19 no causan cáncer u otras enfermedades

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Circula en Instagram y Twitter un video que vincula los problemas de salud de 4 famosos con la vacunación contra la COVID-19. Sin embargo, no hay evidencia de que las vacunas causen cáncer u otras enfermedades.
  • Este tipo de desinformaciones ya habían circulado durante la pandemia y fueron desmentidas por Chequeado
  • La OMS lista los efectos adversos y en ningún caso se refieren al desarrollo de cánceres o enfermedades graves. Las vacunas son seguras y efectivas, como lo demuestran los estudios científicos y las millones de dosis aplicadas en todo el mundo.

Circula en Instagram y Twitter un video que vincula los problemas de salud de personas famosas, como la conductora Wanda Nara, la precandidata al Parlasur Elisa Carrió y el periodista Guillermo Barrios, con la vacunación contra la COVID-19. También nombra a Cristian Battista, un piloto de motociclismo de San Luis que falleció recientemente a causa de un infarto. Sin embargo, no existe evidencia científica de que las vacunas causen cáncer u otras enfermedades, ni tampoco que provoquen la muerte. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que como cualquier vacuna, las que protegen contra la COVID-19 pueden causar efectos secundarios, la mayoría de los cuales son leves o moderados y desaparecen espontáneamente a los pocos días. La vacunación contra la COVID-19 cambió sustancialmente el curso de la pandemia, salvando decenas de millones de vidas en todo el mundo.

El video tuvo casi 83 mil reproducciones. La misma desinformación se publicó en distintos tuits con más de 78 mil reproducciones. 

No hay evidencia de que las vacunas COVID-19 causen cáncer

No hay reportes científicos que vinculen como agente causal de algún tipo de cáncer a las vacunas. “No hay datos que señalen que las vacunas contra la COVID-19 causen cáncer, recidiva (repetición) ni progresión de la enfermedad. Es más, no hay pruebas de que ninguna de las vacunas contra la COVID-19 cambie el ADN (es decir, el código genético)”, aseguró el Instituto Nacional de Cáncer de los Estados Unidos.

El cáncer se produce por múltiples causas, incluyendo, como indica la OMS, “factores genéticos de la persona afectada y tres categorías de agentes externos: carcinógenos físicos, como las radiaciones ultravioletas e ionizantes; carcinógenos químicos, como el amianto, sustancias contenidas en el humo de tabaco, las aflatoxinas que contaminan los alimentos y el arsénico presente en el agua de bebida; y carcinógenos biológicos, como determinados virus, bacterias y parásitos”.

Las vacunas contra el coronavirus son seguras y efectivas: reducen las posibilidades de contagio (aunque nunca son nulas) y, sobre todo, previenen la enfermedad grave, hospitalización y muerte. Sólo en la Argentina, se estima que, para enero de 2022, las vacunas COVID-19 ya habían evitado 40 mil muertes. 

La desinformación que relaciona vacunas y cáncer ya circulaba el año pasado y fue desmentida por Chequeado en esta nota

Las vacunas COVID-19 evitan muertes

Dentro del video viral también se vincula la vacunación COVID-19 con el caso de personas fallecidas. La misma desinformación, relacionada con deportistas, circuló desde el año 2020 y fue chequeada múltiples veces (ver acá, acá y acá). 

No hay ninguna prueba de que exista una relación causal entre las vacunas y las lesiones o muertes, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus sigles en inglés). “Las personas que se vacunan contra el COVID-19 tienen menos probabilidades de morir a causa del COVID-19 y de tener complicaciones y no corren mayor riesgo de muerte por causas no relacionadas con el COVID-19 que las personas no vacunadas”, explican. 

Como explicó Chequeado en esta nota, hasta el 18 de agosto del 2021, el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) de los Estados Unidos recibió 1.339 informes de casos de miocarditis (inflamación del músculo cardíaco) o pericarditis (inflamación de la capa exterior que recubre el corazón) entre personas de 30 años o menos que recibieron la vacuna contra la COVID-19. 

La mayoría de los casos se notificaron después de la administración de vacunas de ARN mensajero contra la COVID-19 (Pfizer-BioNTech o Moderna), especialmente entre adolescentes y adultos jóvenes de sexo masculino.

Sin embargo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) señalaron que “hasta la fecha, la evidencia indica que los beneficios de recibir las vacunas de ARNm contra el COVID-19 son mayores que los riesgos de tener miocarditis. Los CDC y la FDA seguirán monitoreando y evaluando los informes de miocarditis y pericarditis posteriores a la vacunación contra el COVID-19”.

Agregaron que los casos de miocarditis y pericarditis después de la vacunación contra el COVID-19 son poco frecuentes. “La mayoría de los pacientes con miocarditis o pericarditis después de vacunarse contra el COVID-19 respondieron bien a la medicación y al reposo, y se recuperaron rápidamente y la mayoría de los casos fueron notificados después de recibir las vacunas de ARNm contra el COVID-19”, concluyeron. 

Este chequeo es parte de la iniciativa Third Party Fact-checking de Facebook en la Argentina. En los casos de fotos y videos trabajamos con imágenes trucadas o sacadas de contexto y siempre analizamos en conjunto las imágenes junto con el texto con el que fueron presentadas.

Fecha de publicación original: 21/07/2023

Temas

Comentarios

  • Antonela22 de mayo de 2024 a las 7:54 amY ahora opinan lo mismo?

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *